¡Tenemos un sueño!

Tanta gente comienza por estas palabras en la primera reunión, que ya son parte de nuestro día a día. Empezar una reforma con ese entusiasmo, es un factor importante porque sabes que las propuestas, en su mayoría, van a  ser favorables. Así, con este ánimo, planteamos el cambio de un piso cargado de tabiques y sin carácter,  a otro lleno de luz y espacios abiertos. Puertas correderas que no interpusieran corte visual, grandes armarios de techo a suelo y tejidos que mezclaran los colores y diesen caracter a cada estancia.

Zona común en el salón, presentada por un hall imponente que te cautiva nada más abrir la puerta. Cocina de materiales elegantes con un concepto de comedor no habitual en zona de uso diario, pero con una enorme carga de elegancia.

Papel decorado en cada pared principal, que suma calidez y personalidad y que tanto nos gusta poner por su peso visual en las composiciones. Piezas especiales que marcan el estilo de la vivienda y una chimenea central como nexo de unión entre la zona de televisión y el espacio de lectura.

Los dormitorios planteados desde un concepto sencillo de piezas justas y tejidos de algodón. Todo aportando ese sensación de comodidad que esperas cuando llegas a casa despues de cada jornada.

El baño, conectado de algún modo con las piezas y colores del resto de la casa, fue el gran beneficiado ya que pasó de ser un baño minúsculo,  a una amplia zona de dos lavabos con doble almacenamiento y en la que poder moverse con total comodidad.

Disfrutamos mucho en la transformación de esta vivienda y con el trato de sus dueños, que facilitaron nuestro trabajo al máximo. Disfrutarla mucho familia ¡el sueño ya es vuestro!.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación.
Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.