Dormitorios en malva y un Hall de siempre

 

I&P son jóvenes y guapas... necesitaban espacios separados y diferentes, acorde con el gusto y la personalidad de cada una.

Bastante más iguales de lo que parece a primera vista, una se quedaba con el domitorio inicial y la otra pasaba a una habitación pequeñita con ventana interior pero fachada blanca que ayudaba al rebote de bastante luz.

A la original se le dió un giro con toques frescos, colores claros y panel ondulado de ORAC con retroiluminación superior para crear el ambiente apropiado según su elección. Amplia zona de trabajo y un espacio de tocador, eran las premisas para esta joven a la que le sumamos los tonos malva y toques negros para actualizar sin estridencias su mundo.

La habitación pequeña solucionó su problema de espacio con una armario colocado a modo de puente, que permitiera poner la cama grande que ella pedía. Escritorio bajo ventana para aprovachar toda la luz de cara y una zona de cajonera lateral, que con un espejo en forma de sol, hace función de tocador y presenta una bonita vista al entrar. Como su hermana, tonos crudos y toques malva... perfectos para relajar y no cansar de estilo en mucho tiempo.

Al tiempo de los dormitorios se quiso dar un toque diferente a la entrada... cómoda en madera de corte clásico que contsrta con el panel lacado que oculta el salón... espejos, arreglo de iluminación en techo, lámpara cálida al entrar y flor... ¡que nunca falte una flor!

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación.
Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.