Aires de Gorraiz

Urbanización de carácter residencial, Gorraiz se sitúa en las proximidades de la capital Navarra. Con un palacio del siglo XVI reconvertido en restaurante, es considerada una de las mejores zonas para vivir, cercana a la ciudad y alejada al ruido.

La dueña de esta vivienda tan sólo se trasladó de número, manteniéndose en la misma calle y su idea pasaba por mantener parte de sus piezas, añadiendo otras y complementando con colores y tejidos que le dieran un aspecto actual y fresco.

Nos enamoraron la luz y los enormes ventanales que aportaban valor a cada estancia con sus vistas.

Actuamos sobre cocina, salón y dormitorio principal.  Con papel en el rincón del  office conseguimos  calidez en una cocina existente, que los nuevos dueños necesitaban sentir "suya". Unida  con el salón y compartiendo ciertos toques comunes, dejando los ventanales libres de tejido que hiciesen que interior y exterior estuviensen conectados en todo momento y añadiendo tejidos y complementos que vistieran.

En el dormitorio principal, la luz nos permitió crear una composición en tonos cálidos que llevaran el mismo ritmo que en el baño. Y con eso, las dos estancias conectaban perfectamente entre tonos tierras y beiges, con pinceladas de color.

Materiales y tejidos actuales que hicieron que una vivienda de "segunda" tuviera el carácter de una "de primera".

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación.
Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.